Yo soy libre. Por fin he entendido que no es que yo haga pocas preguntas, es que la gente pregunta demasiado. 

Esclavos de su inconsciencia, se sienten culpables o incluso vacíos y por eso preguntan. Dependientes del afecto en su significado más básico. Ira, odio, amor, cariño. Incapaces de sobrevivir sin ello. Pánico sólo con imaginarlo. Se sienten "freelance", autónomos, modernos, "open-minded", pero creo que tienen miedo.


(...)

.

No hay comentarios: