EN ELLO.






Y así, impávida, te dejas llevar por los días, acompañando las horas,
porque cuando menos te lo esperes, aparecerá.


































































































.

No hay comentarios: